QUE SON LOS DECRETOS DE DIOS

 

1. Un decreto es un designio de la voluntad de una persona. Es un asunto privado. Es una exclusiva de la voluntad. Los designios respecto al Eterno son impresos con propósito y nunca son arbitrarios.

2. ¿Qué es entonces un decreto del Eterno? Quién puede decretar puede demostrar que es soberano. El Eterno es el principio de todo lo que tiene que suceder, debe suceder y puede suceder. A través de un decreto, el Eterno pudo ejecutar de acuerdo a su plan predeterminado o escrito en su corazón con antelación para los planos de orden natural y espiritual.

3. El Eterno tiene el control sobre todo lo creado. La historia del mundo y la historia de cada criatura expresan el poder de la providencia del Eterno. La palabra “providencia” como la palabra “proveer” vienen del latín “pro-video”, “ver de antemano”. La providencia implica hacer un arreglo cuidadoso preparado previamente para cumplir un fin determinado “Y creó el Eterno al hombre a su imagen, a imagen del Eterno los creó varón y hembra los creó…Y los bendijo el Eterno, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgarla, y señoread sobre ella…” (Génesis 1:27,28). El Eterno creó varón y hembra para que fueran señores de la tierra y paran ello, su providencia arregló todos los medios posibles para ese fin o finalidad.

4. ¿Qué es providencia? Es el poder de proveer todo lo necesario para llevar a cabo lo que ha sido decretado de antemano. El Eterno decretó y a la vez proveyó todo desde antes de la fundación del mundo. Los decretos hacen el trazo del plan o plano, pero la providencia hace la guía de todas las cosas para llevar a cabo ese plan en la historicidad del universo. Los decretos tomaron lugar en la eternidad; y la que también fue trazada en la eternidad tomaron lugar en el tiempo y espacio del universo y mundo.

5. “… Habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de Su voluntad” (Efesios 1:11).

6. “Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran” (Nehemías 9:6).

 

LOS TÉRMINOS GRIEGOS PARA DECRETO

1. Boulé es un pensamiento que desemboca en una decisión A éste, entregado por determinado consejo y providencia de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole” (Hechos 2:23). Ya en el pensamiento del Eterno estaba decretada la crucifixión del Mashiaj/Mesías de Israel, ¿Qué hizo la providencia? Proveyó el público para esa crucifixión, por el atributo de su “anticipado conocimiento”, “Porque verdaderamente se juntaron en esta ciudad contra tu santo Hijo Yeshua, al cual Ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los Gentiles y los pueblos de Israel, para hacer lo que tu mano y tu consejo había antes determinado que había de ser hecho. (Hechos 4:27,28). Boulé es pensamiento que desemboca en la decisión.

2. Thelema es la aplicación del designio o el  decreto de la voluntad de una persona, “…del que hace todas las cosas según el designio de Su voluntad” (Efesios 1:11). Thelema  es decreto que desemboca en la voluntad

3. Eudokia es el puro afecto de la voluntad del Eterno que desemboca en deleite, “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de Su voluntad” (Efesios 1:5). Eudokia es amor que desemboca en deleite.

LOS CUATRO SIGNIFICADOS GRIEGOS DEL PREFIJO (PRO)= DE ANTEMANO

1. Próthesis es un propósito que refleja un decreto tomado de antemano y abarca causas, efectos, medios y fines para su cumplimiento efectivo en el tiempo preciso del Eterno. Un propósito del Eterno revela la intención, y la infalible ejecución a la que llegará, Y sabemos que a los que al Eterno aman, todas las cosas les ayudan a bien, es a saber, a los que conforme al propósito son llamados” (Romanos 8:28).

2. Prognosis es el atributo de la presciencia del Eterno, que revela “conocer de antemano”. Este conocimiento del Eterno es afectivo, entrañable y mental, “Porque a los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29).

3. Prohorizo es el acto de predestinar de antemano, trazando una línea divisora, que delimite campos y áreas para el futuro, Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Romanos 8:30)

4. Proetoimazo es un preparar de antemano, “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Yeshua para buenas obras, las cuales el Eterno preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

 

LA NATURALEZA DE LOS DECRETOS DEL ETERNO

1. Es uno: aunque usamos el plural “decretos”, sin embargo, en su propia naturaleza, el decreto del Eterno es uno, un acto singular del Eterno. La Biblia nos habla de una Próthesis o un propósito (consejo del Eterno). No hay series de decretos en el Eterno, sino un plan que abarca todo lo que sucede. Debido a nuestra comprensión finita de los asuntos espirituales del Eterno, esto nos obliga a hacer distinciones, y por eso hablamos en plural de los “decretos” del Eterno. Desde la “eternidad pasada”, el Eterno libre y soberanamente, en virtud de lo que ha determinado, sabia y amorosamente todo cuanto ha de suceder, ha establecido un propósito, consejo, o decreto inalterable. Todo lo que el Eterno ha decidido que suceda, lo ve todo en el presente de su eternidad. Ningún atributo divino puede obrar separadamente de los otros, sino que ha de tenerlos a todos en cuenta. Es por eso, que el decreto del Eterno guarda estrecha relación con el conocimiento divino.

2. Hay en el Eterno, un conocimiento necesario, que incluye todas las causas posibles y sus resultados. Este conocimiento proporciona el material para el decreto, y es la fuente de donde el Eterno extrajo los pensamientos que deseaba objetivar. Todo tiene cabida en el decreto del Eterno, el único mal verdadero, que es el pecado, no es querido, sino sólo tolerado por el Eterno. Este riesgo estaba previsto por el Eterno al dotar al hombre de libre albedrío, pero las fatalidades del hombre no pueden impedir que el Eterno lleve las riendas de la historia.

3. Los decretos son la manifestación y ejercicio interno de los atributos del Eterno, que convierte en seguro el futuro de las cosas. Se debe hacer distinción entre el decreto y su ejecución. Por ejemplo: el decreto para crear, no es la creación, ni el decreto para justificar es la justificación misma. El crear es el acto del Eterno, la creación es el resultado de lo ejecutado por el Eterno.

CARACTERÍSTICAS DEL DECRETO DEL ETERNO

1. Es un decreto sabio: Uno de los términos claves cuando se habla del decreto es “consejo”, y este sugiere una cuidadosa deliberación y consulta. El Eterno cuando formó su determinación la hizo con una sabia visión y conocimiento de todas las cosas y personas, “Para que la multiforme sabiduría del Eterno sea ahora notificada por la iglesia a los principados y potestades en los cielos, Conforme a la determinación eterna, que hizo en Cristo Yeshua nuestro Señor” (Efesios 3:10,11).

2. Es un decreto eterno: Todos los actos del Eterno son eternos, puesto que en el Eterno no existe la sucesión de los momentos. Hay eternidad en todos sus decretos. Pero algunos actos del Eterno terminan en el tiempo, como la creación y la justificación, estos actos son temporales y no eternos, Que nos salvó y llamó con vocación santa, no conforme a nuestras obras, mas según el intento suyo y gracia, la cual nos es dada en Cristo Yeshua antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 1:9) Hubo un verdadero orden cronológico en los eventos decretados por el Eterno antes de los tiempos de los siglos.

3. Es un decreto eficaz: Es eficaz porque nada puede frustrar su propósito, Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quisiere” (Isaías 46:10)

4. Es un decreto inmutable: los decretos del hombre son muy diferentes a los del Eterno. El hombre puede alterar sus planes, debido a diversas razones: -al planear le faltó seriedad de propósito- no entendió bien el plan o le faltó poder para realizarlo. Pero al Eterno no le falta conocimiento, veracidad, ni poder. El Eterno no necesita cambiar su decreto debido a un error motivado por la ignorancia, ni debido a incapacidad para ejecutarlo. El Eterno no tiene por qué cambiar ningún decreto, puesto que El es inmutable, fiel y verdadero, A éste, entregado por determinado consejo y providencia del Eterno, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole” (Hechos 2:23)

5. El decreto es incondicional: Algo incondicional no depende de ninguna cosa que no sea parte del que decretó. En el decreto del Eterno no hay nada condicionado por alguna cosa que no esté incluida en el decreto. Pero para la ejecución del plan del Eterno, se requiere medios, o condiciones, pero aún esos medios y condiciones también han sido determinados en el decreto por el Eterno. Por ejemplo: El Eterno no simplemente decretó salvar a los pecadores; sino que también determinó los medios conducentes para efectuar su decreto de salvación, Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don del Eterno” (Efesios 2:8)

6. El decreto es Universal: El decreto incluye todo lo que tiene que suceder en el universo, sea en su aspecto físico, moral, que se trate del bien o del mal. El Eterno puede permitir un mal para sacar un bien para una persona o toda una nación, Vosotros pensasteis mal sobre mí, más el Eterno lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Génesis 50:20).  Las buenas obras- los actos malvados- los eventos circunstanciales- los medios como los fines- la duración de la vida del hombre, son cosas que el Eterno permite para que se cumplan sus decretos establecidos de antemano en este universo.

7. El decreto es permisivo: Es permisivo en cuanto al mal moral. Esto quiere decir, que el Eterno “no obra el querer como el hacer”, cuando el hombre va en contra de su palabra, su integridad y su voluntad. Es un decreto que vuelve absolutamente seguro los futuros actos pecaminosos, pero en los cuales el Eterno determina: a. No estorbar el deseo ni la ejecución de lo que voluntariamente el hombre ha decidió pecar, b. Conducir y sujetar los resultados de ese deseo y ejecución pecaminosa del hombre.

 

OBJECIONES A LOS DECRETOS DEL ETERNO

 

Grupos en contra y a favor de la doctrina de los decretos del Eterno.

1. Primera Objeción: Que va contra la libertad del hombre: el hombre es una criatura libre para hacer sus propias decisiones racionales. Puede reflexionar, y en forma inteligente elegir ciertos fines y su acción con respecto a ellos. Sin embargo, el Eterno ha determinado que todas las cosas que ha decidido deben suceder. Los objetadores alegan que: si el decreto del Eterno se tiene que cumplir necesariamente, entonces, el hombre ha sido reducido al papel de un simple robot. La respuesta: debido a que el decreto del Eterno es firme y es necesario que se cumpla, esto no significa que, para su cumplimiento, el Eterno tenga que coaccionar la voluntad del hombre. En (Hechos 4:27,28) leemos que fue determinado que los judíos crucificaran a Jesús, y sin embargo fueron perfectamente libres en el curso de su inicua acción, y por ello, fueron tenidos por responsables de ese crimen. (El Eterno no ha decretado efectuar por su propia y directa acción todo lo que tiene que suceder). El decreto del Eterno establece la seguridad de los acontecimientos pre ordenados y previstos; pero no implica que El los ejecute.

2. Segunda Objeción: Que conduce al fatalismo: Los opositores dicen: “Si todo está escrito, entonces no se puede cambiar nuestro destino, y algo que no se puede cambiar se llama “fatalismo”. Respuesta: el decreto del Eterno no sólo tiene en cuenta el fin que el Eterno persigue, sino también los medios para obtenerlo, entre los que se cuenta nuestra cooperación. En (Efesios 2:10) leemos que el Eterno nos creó en Cristo Yeshua para buenas obras con el fin de que andemos en ellas. Estas buenas obras que el Eterno ha preparado de antemano, no nos eximen de “andar en ellas”, ni le impide al Eterno el hecho de que produzca el querer como el hacerlas; tampoco nos exime a de la responsabilidad de ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12). El Eterno ha decretado todo, pero nosotros estamos bajo la obligación de emplear los medios que El ha preparado de antemano. Los medios son para que nosotros hagamos lo que tenemos que hacer y lleguemos a la meta de los decretos del Eterno. Tanto los decretos como los medios han sido preparados de antemano por el Señor. En (Hechos 27) leemos que todos aquellos pasajeros que viajaban con Pablo iban a salvarse; pero para asegurar aquel fin los Marineros tenían que permanecer a bordo. El decreto del Eterno establece una interrelación entre medios y fines, y los fines están decretados solamente como resultado de los medios, medios que animan al esfuerzo en lugar de desalentarlo.

 

3. Tercera Objeción: Qué hace al Eterno el autor del pecado: El Eterno es el autor de seres moralmente libres. Respuesta: El Eterno sería autor del pecado si decretase hacer el pecado del hombre, pero no por hacer un hombre, que comete pecado, hace al Eterno autor del pecado. En el decreto, el Eterno no aprueba ni se deleita en el pecado, por el contrario, lo reprueba. La gracia del Eterno consiste como decía Agustín “no en impedir que haya males, sino en sacar bienes de esos males”. Los decretos del Eterno son fijos e inalterables. Tenemos un Eterno de decretos sabios e inmutables. 

 

Matricula por tan solo 25 dólares al año y registra tu nombre e email en el siguiente enlace y comienza la versatilidad del conocimiento cognitivo, doctrinal y espiritual con nosotros en la Universidad Plenitud ABIERTA PARA TODOS sin distingo alguno: https://www.universidadplenitudinternacional.com/matriculas/  Te aseguramos un amplio conocimiento en las Escrituras para reinar en la dimensión Plenitud de Dios. Bienvenidos. 

Escribir comentario

Comentarios: 0